el complejo habitacional

Visitando posibles terrenos para la construcción de nuestro proyecto.

En este tipo de proyecto, las personas socias, en un modelo participativo y asambleario, deciden, con el estudio de arquitectura, todas las cuestiones relacionadas con el espacio, la ubicación, el diseño o el tamaño de los mismos.

Para la construcción del complejo habitacional se requiere de un suelo con una superficie próxima a los 6000 m2, sobre el que poder construir una superficie de entre 3000 y 3500 m2, destinadas a 30 ó 35 unidades habitacionales de aproximadamente 50 m2 útiles, para una o dos personas, compuestas de un dormitorio doble o dos dormitorios individuales, más salón, cuarto de baño, vestidor y terraza). El resto de la edificabilidad se destinará a zonas comunes, que incluyan (comedor, cocina, cafetería, salón social, zonas recreativas, biblioteca, peluquería, gimnasio, consultas polivalentes, unidad de cuidados, espacio religioso, sala de decesos, lavandería, almacenes, recepción, administración, zonas de personal, aseos, etc.). La planta bajo rasante se destina a aparcamientos y trasteros.

El diseño respetuoso con el medio, eficiente desde el punto de vista energético, libre de barreras y facilitador del encuentro y la interacción entre sus ocupantes y abierto a la comunidad y los vecinos.

requisitos de acceso al complejo habitacional

Para acceder al complejo y a las unidades habitacionales, como residente, será necesario cumplir con las siguientes condiciones:

  • Ostentar la condición de persona socia “Consumidora y usuaria” de la cooperativa.

  • Tener entre 50 y 70 años, en el momento de acceder a la cooperativa. Excepcionalmente, podrán ser admitidas personas socias, de dicha tipología que no cumplan los requisitos anteriores. Para ello se requiere ser aprobado por mayoría simple de la AG, con la propuesta favorable del CR.

  • No padecer dependencia moderada o grave para las Actividades de la Vida Diaria (AVD), Instrumentales y Básicas y para su autonomía personal en el momento de ingreso en la Cooperativa, de acuerdo con el artículo de la Ley 39/2.006, de 14 de diciembre de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia.

  • Justificar ingresos suficientes para abonar las cuotas de socio y las aportaciones establecidas.

  • Poseer cuatro títulos del capital social o dos títulos en el caso de compartir unidad habitacional con otra persona socia.

  • Haber aportado a la cooperativa la misma cantidad que la persona socia “Consumidora y usuaria” que más haya aportado, en cuanto a aportaciones obligatorias.

  • Elegir unidad habitacional de acuerdo a las siguientes reglas de prelación:

    • Numero de orden en el libro de registro de socio consumidor y usuario

    • Disponibilidad de plaza.            

proporciones de ocupación

Para garantizar la sostenibilidad del complejo y facilitar la renovación generacional, las unidades habitacionales serán ocupados respetando las siguientes proporciones:

 

20% al menos una persona menor de 60 años residente en la unidad habitacional

30% al menos una persona de entre 60 y 70 años residente en la unidad habitacional

30% al menos una persona de entre 70 y 80 años residente en la unidad habitacional

20% personas mayores de 80 años residentes en la unidad habitacional.

lista de espera

Para garantizar la continuidad de complejo residencial se mantendrá una lista de personas en espera, que podrán optar a una unidad habitacional cuando se quede libre de acuerdo a las siguientes reglas:

  • En primer lugar la unidad habitacional se ofrecerá a los socios residentes, por si desean cambiar de unidad, a continuación la unidad que quede libre podrá ser ocupada por la primera persona de la lista que cumpla con las condiciones anteriormente indicadas.
  • Si la persona a la que corresponde elegir en función de su número de orden, decidiera no hacerlo, se pasará a la siguiente persona en la lista de orden, conservando la anterior el número de orden que ya tenía.